Translate

27 dic. 2013

Tal y como eres

La chica de mis sueños está celosa
porque despierto muy a menudo a verte,
y rabiosa me pregunta
que tienes tú que no tenga ella,
que está hecha de sueños y es perfecta.

Entonces tú, aún durmiendo,
te aprietas en mi pecho haciéndome daño;
Y yo, aún despierto,
 te miro y dolorido sonrío al ver
que incluso dormida me quieres tanto.


 La mujer de mis sueños entonces entiende

 que ya no la anhelo,
ni la busco...
y se desvanece.

22 dic. 2013

Soy feliz

Soy feliz.

¿No sonó a poema verdad?
Déjame intentarlo de nuevo:


Permíteme tus manos,
Una caricia,
Un beso...
Y ahora mírame a los ojos.

Soy feliz.

16 dic. 2013

¿Qué es amor?

Amor
es un buenos días en cada mañana
para que dejen de ser solo días.

Amor es renunciar a dormir la siesta
para coger un tren y estar contigo;
son los dulces sueños y las buenas noches,
el desvelarse a las tres y ver algo bonito escrito.

Amor es la causa
de la falta de neuronas y de las preguntas;
de que te agarren
aunque insistes en que prefieres ir de la mano
y de que termines cediendo.

Amor es tener un "donde siempre",
me encanta eso.
Suena como algo que ya ha pasado
y seguirá pasando.

Así pues,
¿Qué es amor?
Pues así,
amor es esto.





Decir que este poema no es mío, 
(aunque me dejó versarlo),
si no de alguien muy especial 
a quien dedico esta entrada: 

Espero que os guste


3 nov. 2013

Mía, sin que te posea.

Piensas
que decirte mía no es bonito,
que poseerte es un delito;
que el amor, no es así.

Piensas
que solamente es un dicho,
que se dice sin sentido;
mas, lo siento amor, no es así.

Piensa
en todas las noches en vela,
en todas las tardes y días que sepas
que sin dudar te diste a mí.

¿Qué si cuando tú te diste yo te cogí?
¿No te hice mía entonces acaso?
Aunque fuera porque decidiste darte tú
y no porque yo te poseí.

¡Que suene pues cuando te diga mía
a que has dejado que te tenga!
Porque así lo digo siempre,
jactancioso de que me eligieras.




17 oct. 2013

Quiero un beso.

Ahora que me la has puesto,
haz algo con esta cara de idiota.

Un beso estaría bien, por ejemplo.
Aunque también dos y tres,
y una lluvia infinita de ellos.

Mira esta gente que nos mira
y se ríe al vernos,
deberíamos taparnos.
Vamos, apura, dame un beso.

Gozas pensando que sufro al pedir por tus labios, ¿eh?
Pues es cierto, lo hago,
no me hagas sufrir más y ven.

Quiero un beso para dejar mil te quieros en tus labios,
quiero un beso porque es tuyo,
 ¿Cómo no voy a quererlo?

Y dos y tres,
y una lluvia infinita de ellos.
 



11 oct. 2013

El arpa

No toda la gente que pasa se da cuenta,
pero ella pausa el tiempo entre sus manos.
Toca en una calle transitada
y quien para a escucharla no llega tarde,
sea lo tarde que le sea.

El tirar de sus dedos en las cuerdas,
el melancólico y envolvente sonar:
rostros que se desestresan,
sonrisas que nacen,
jovenes que aprenden a sentarse
y a escuchar.

Tararea la mujer que toca el arpa
en la escala de los sueños,
sonando a magia,
tal y como debe sonar
el país de nunca jamás.





29 sept. 2013

El poema que no necesita título.

Huidizo si se le nombra, 
receloso si se le busca, 
una vez toma las riendas 
ni se esconde 
ni tiene vergüenza, 
aún teniéndola nosotros.

Nos escondemos de él entre los arbustos
o bajo las alas como los cisnes 
temiendo expresarlo 
cuando encierra más que escapa, 
cuando acude sólo sin permiso, 
sin demora ni aviso 
y nos oprime el corazón.

Qué bello el solpor. 
Aquel donde las penas no se ahogan en un vaso 
y los labios no conocen más alcohol, 
sólo un cuerpo posado en mi regazo. 
Aunque no conozca su nombre.

El nombre que nunca importó, nunca.
No como tus labios y tu cuerpo
que no importaban antes,
no como los miedos y vergüenzas
que no importan ahora,
no como este sentir 
que es lo único que importa desde que se tiene;
tan sinónimo de ser feliz como se siente...


Con la colaboración de Cristina Ansede

13 sept. 2013

Tu poema.

Ahora mismo, estoy seguro,
podría escribir el poema
con el que tantos poetas sueñan:

Perfecto y sincero en cada una de sus partes
hasta el punto último que lo acaba,
pero no creo que lo haga.

Sería un poema
sobre esa tarde que se hizo momento
cuando nos bebimos sus horas a besos, 

Sería sobre nuestras sonrisas cruzadas sin guerras,
sobre los corazones desbocados
y las miradas ciegas de sentimientos;
el poema perfecto 
que anhelaría cualquiera
antes de conocerte.
 ¿Para qué los versos
si no puedo leerlos mientras te tengo en brazos?
¿Para que guardar en letras eternas
lo que siento cuando te veo?
En tu corazón lo grabo,

a tu oído lo digo, 
y ver en tus ojos que lo sabes cierto 
vale más que cualquier verso.
No quiero un poema perfecto si no te tengo, 

y si te tengo, no lo requiero.
 

31 ago. 2013

Cuando tú te marchas

-Duerme.
Dices,
sin querer decirlo.

-No tengo sueño.
Digo,
sin querer mentirte.

La madrugada avanza.
Cada silencio acerca al recuerdo
la lejanía que creíamos olvidada.

Los sentimientos no llegan,
las palabras no sirven;
la distancia nos atenta...

Dices que volverás,
pero si tienes que volver 
es porque no estás, y odio eso.

La noche se hace larga y me puede.
Ganan tu ausencia y el cansancio a las ganas,
y sin querer perderte, sin despedirme, me duermo.

Duermo
encomendándome al despertar
que es siempre incierto.

Llega el día,
despierto
y todo sigue igual.

Y así cada noche, cariño;
y cada mañana de un día
que amanece sin tu beso.


17 ago. 2013

Llueve

Llueve,
y las gotas caen por dentro.

-Mi cabeza no carbura cuando pienso,
mi corazón resbala cuando late.-

Llueve,
y no hay paraguas para el alma

más que no llevarla,
y yo la llevo.

Llueve,
y por más que pasa el tiempo

no hay sol que llegue y seque
lo llorado por lo hecho:

Llueve.
Y yo, que no sé nadar,

 me ahogo por dentro.


Quiero que vuelva a ser como antes.

Quiero que todo vuelva a ser como antes.

Quiero caminar por la calle
a la luz puntual de la noche
sin tener que cuidarme de nada ni nadie:
Como antes podía y ahora no me atrevo.

Siento los pasos ajenos como enemigos;
el silencio extraño,como premonición de tormenta.
Siento el tictac explosivo en los coches tras la lluvia,
el graznido amenazante de una urraca que no duerme:

Uno ya no puede caminar tranquilo por la calle,
o mejor dicho, ya no debe.

Quiero que vuelva a ser como antes.

10 ago. 2013

Libre prisionero

Prisionero de tus manos,
me vuelvo huido en tu torso
aunque ambos sabemos
que no quiero escapar.

Acaricio, Muerdo, Beso
tu cuerpo esperando
que no se acabe,
y no lo hace.

A veces cede, se retuerce
y parece llegar a su fin,
pero nunca llega. Antes,
me reclamas con tus manos:

-Vuelve...

Y vuelvo del fin del mundo,
del de tu cuerpo;
lugares donde ya estuve y ya sé,
que más allá, nada tengo.

 
 

26 jul. 2013

Hoy no dormiré sin ti

No...Me niego a dormir sin ti.
¿Para qué?
¿Para despertar y no verte?
¿Para recordar que no te tengo?

No...Además no puedo dormir sin ti.
¿Y si despiertas con miedo?
¿Y si me quieres, me necesitas
y no estoy ahí?

No...
Esta noche no.

No voy a dormir sin ti.




21 jul. 2013

Estaba ahí

Ella estaba ahí, os lo juro. 
La besé, 
la tuve, 
¡la quise! 
Y ella a mi...
¡Os lo juro! Estaba ahí, 
no me digáis 
que solo yo la vi.

Te quiero aquí

Me he cansado
de descansar de ti,
ya me llegó.

Cualquier distancia:
No tenerte, no verte, no saberte...
He tenido suficiente de eso.

Perdón si no te gusta que sea así
pero he pasado mucho tiempo lejos y,
todo ese tiempo, lo he pasado sin ti:

Tenía mono,
Te echaba de menos.
Es así. 

7 jul. 2013

Solo yo, sólo.

Y en las noches en que te pierdes sin encontrar el camino a mi casa
me encuentro yo,
sólo,
y se pierde mi vida
que salta por la ventana...

Malditas estrellas.
Maldita luna,
maldita tú cuando sales del nosotros;
maldito yo,
siempre,
que no soy nadie
si me de dejas sólo.

El último suspiro

Se fue caminando, lentamente,
mientras al ritmo mortal de ¡Uno! ¡Dos!
Hundía un puñal al corazón,
que al verla marchar, hayó la culpa en dios.

¡Mía culpa creer en dios, en ti,  mi error!
¡ Es mi culpa no haber gritado te amo,
tirar de tu mano, mirarte a los ojos
y no besarte en los labios !

Es mi culpa quedarme mirando,
Tal vez, podría haberlo evitado...
Ni te dije adiós, ni buena suerte,
y yo eso nunca he podido olvidarlo.

No dudes que por y para ti escribo hoy.
No pienses en el por qué lo he hecho,
Yo te lo digo al tiempo que me despido:
Era, nada más, por llevarme de ti...

El último suspiro

Entonces lo entiendo.

Sólo cuando marcha el tiempo
despedido en tu ausencia entiendo
El paso de estar contigo
Al vacío que ahora tengo.
Sólo el silencio silenciado,
Los ruidos espontáneos
(fugaces y pordioseros),
Las baladas de un cantautor nocturno
que entona bajo mi ventana como sabiendo.
Sólo ellos,
en mi soledad,
 me explican qué fue este adiós 
Antes de serlo:
Amor muerto,
Amistad caduca...
Lo que fue siempre,
pues lo que es,
Es fácil entenderlo.

28 jun. 2013

Casi amor

Tú le tenías otro nombre,
 pero a mi me gusta más casi amor:
Con los besos, los abrazos, el sexo;
sólo quitando el amor,
que es dolor y sufrimiento.

Casi amor, 
no recuerdo como lo llamaste tú: 

Sé que mencionaste el placer sin riesgo,
la palabra pacto, 
la palabra sentimientos;
sé que a nadie le sonó peligroso pactar sentimientos
quizás por que estaban separadas las palabras.

Aún sigo sin recordar como lo llamabas, quizás,
porque para ti nunca fue nada.

Da igual,
a mi me gusta más casi amor:
Como si hubiera amor,
pero sin que lo haya.

No es justo

Mis manos tiemblan.
Mis ojos pesan.
Mi cabeza duele.
Cada centímetro,
cada célula de mi
sufre en silencio un desgarro invisible.

Llevé los golpes,
los gritos,
las culpas,
los reproches,
los remordimientos:
la venda.

Y más golpes,
¡y más gritos!
¡y más reproches!
Me lo llevé todo... menos su dolor,
que era lo único que yo quería.

Al otro lado de la puerta
ella llora.
No es justo.
Apenas si yo sufriera por ella,
si yo llorara por ella,
entonces, tal vez,
empezaría a serlo.

Pero esto no es justo.
La culpa que nadie tuvo,
la carga ella toda.
No es justo que el amor
nos deje factura al irse,
no es justo...

justicia.
(Del lat. iustitĭa).
1. f. Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece.


15 jun. 2013

Entre las mesas desfilaba

Ella desfilaba entre las mesas de un bar cuyo nombre no recuerdo,
porque sólo recuerdo el suyo.
Recuerdo también los findes de fiesta en los que se maquillaba y ponía guapa:
Vestido negro de encajes que dejaban todo a la imaginación: Es una dama.

Nunca sabrás si se arregló para ti o para otros,
si su mirada es para ti o los mira a todos,
si su sonrisa es para ti o de todos:
si su corazón es para ti o no está en venta.

Ella desfila entre las mesas y yo la busco en la encrucijada del gentío en el bar.
Aveces nuestras miradas se cruzan, pero yo no les dejo a mis ojos verla:
Hay miedo.
¿Y qué si veo lo que no quiero ver? ¿ Y qué si veo lo que quiero... ?
Pasan los días y nada cambia:
Ella no puede (me imagino yo);
y yo, no me atrevo.
Así llega el día que sé que me voy para no volver.
La vida.

Antes de irme,
eché un último vistazo a la gente del bar. Ella estaría bien.
Allí le sobraba todo lo que yo pudiera darle,
y yo necesitaba algo que ella no me podía dar.
Pasé a su lado antes de irme y la miré sin querer,
como nunca antes hice
ni podré volver a hacer.

Ella estaba de espaldas
pero sé que se dio la vuelta después,
cuando yo ya no estaba.
Mejor así.

Ella es una dama,
y yo,
una copa más
en sus mesas y terrazas.

Acerca tu mano

Lo único que necesito para dejar atrás mi pasado
...es una mano que agarrar delante de mi.


Abandonado, perdido, tirado
En un mundo para nada de mi agrado;
Olvidado con dios, aunque sólo sea de su mano.
Voy avanzando, lentamente, para llegar a tu lado:
Únicamente me acompaña la sombra tras mis pasos.
Me asusta, tengo miedo de adoptar sus pequeños trazos
de comportamiento, sentimiento, pensamiento e instinto humano.
(Quiero ser, de corazón, aquel niño que una vez te enamoró.)
Aumento el ritmo, acelero el paso, que esa oscuridad no me coja.
Miro hacia atrás sin pensarlo, sin parar, cuando algo me toca.
Veo negro. El negro profundo donde no hay luz: ni mucha ni poca.
Desagradable, solitaria, vasta y tosca es la sombra.
Yo reniego y la evito: "ha de ser de otra persona."
No me gusta mi forma de ser ¡Haré otra!
Contigo, aún si me postran.

9 jun. 2013

Sólo busca su lugar

Frecuenta una cantina olvidada de Gentes heavys
como ella en su corazón, 
aunque hace tiempo que lo tiene enterrado en superficialidad de la cara:
Siempre le echa la culpa a la costumbre de acabar allí.

2 jun. 2013

Pequeño

Fue el día más triste que recuerdo,
y pasó entre sonrisas y carcajadas.

Amigos

Fui al médico que es un buen amigo
y me recetó que no escribiera sobre ti,
me dijo que soy adicto.
Le conté que jamás te había probado,
a lo que respondió que además era idiota,
lo cual tenía sentido.

Me dijo que te olvidara,
que me alejara y si no podía,
que hiciera y te hiciera de todo salvo sentimientos,
que esas cosas matan.

Me dijo también tus pros y tus contras,
la vida que me das
y la que me sacas.

-Consejos sin receta,
que si no salvan vidas,
al menos evitan lágrimas.-

Y entonces, antes de irse,
me mandó que te enviara saludos
para cuando te viera,
o te encontrara,
o te escribiera nada más llegar a casa.

Amigos...Sin palabras.

11 may. 2013

Grabada en mi.

Aún no he podido dejar de pensar en ti.

Tirado en el sofá 

porque sin ti la cama muerde,
porque sin ti no se duerme en esta casa...

Veo tus ojos

en el vacío de mi mente;
tu sonrisa,
recurrente en mis recuerdos.

Veo la flor de tu pelo.
Siento c
ada parte de tu ser 

grabada a fuego, 
y eso que pasó la mañana enfriando.

Miro en mi corazón y te veo:

nítida,
dibujada para siempre ya 
en mi vida;

grabada en mi,

hasta el final de mis días.

5 may. 2013

Te vi dormir

Esta noche abrí los ojos
antes de que tu los abrieras. 

Vi tu rostro, cálido y relajado;
vi tus labios despreocupados y sin maquillaje,
alborotado y natural tu peinado...

Me pareció, incluso,
verte brillar en la noche sin luz.
Debió ser una ilusión.

Respiré en silencio
evitando  moverme
por no verte  dormir de menos:

eras una estrella dormida en mi cama,
una mini aurora boreal,
la mujer más bella del mundo;
Cómo no querer verlo.

De hecho,
sólo cedí a cerrar los ojos
cuando tú los estabas abriendo:
No podías saber que estaba despierto,
No podías saber que te vi durmiendo.

De saberlo
tendría que explicarte mi fascinación,
tu belleza,
y no sabría hacerlo.

Así,
mejor dejarlo todo en el recuerdo:
en el mío lo que vi,
en el tuyo que no llegué a verlo.

 Ahora entiendo porqué madrugas,
 ahora lo entiendo.

Solo eso

No quiero ser feliz.

No quiero no gritar de dolor,
no llorar.

No quiero dormir tranquilo,
Ni quiero tener ganas de comer.
Sólo quiero estar contigo,
 sólo eso.

4 may. 2013

¿Qué nos ha pasado?

El mismo campo que ayer reía,
hoy solloza;
El mismo sol que ayer brillaba
hoy está sin luz.

¿Qué ha cambiado
entre nosotros
en menos de
veinticuatro horas?

El tiempo siempre fue una constante
y la distancia algo a lo que resignarse;
pero mejor así que al revés, así que no fue eso.
¿Qué nos hemos hecho?

¿Fue mi adiós
sin hasta mañana ?
¿Tus buenas noches
sin estar tú en mi cama?

Quizás es por tus besos,
que besan más a otros que a mí;
quizás por mis llamadas,
que llaman a otras más que a ti.

O tal vez porque vemos
que nos queremos mejor desde lejos,
que al estar cerca apretamos
y nos hacemos daño sin pretenderlo.

Al echar agua en un vaso,
día tras día,
llega el momento en que desborda:
y moja, y si presiona mucho, rompe:

y el vaso deja de estar seco,
y deja de ser vaso por ser pedazos
y así, seguir igual día tras día,
hace inevitable el cambio. 

¿Por qué no bebimos a tiempo?
¿por qué, esta vez,
 no nos dio igual mojarnos?
¿Por qué hemos roto?

¿Qué nos ha pasado?



29 abr. 2013

Dormido con el móvil en la mano

Me he dormido con el móvil en la mano
Esperando una llamada
Que nunca dio llegado.

Caí dormido después de 24 horas
Aguantando,
Esperando,
Agarrándolo...

y tú que no dabas marcado,
que no dabas llamado.

Yo llorando,
y tú con miedo a que colgase;
Yo en espera,
y tu teléfono comunicando descolgado.

Al menos me ahorraste el trabajo.

Al no llamar
me ahorraste el haberte colgado,
aunque quizás no lo hubiera hecho.

26 abr. 2013

Aunque no debemos

Cada noche,
en el mismo bar,
copa tras copa
y beso tras beso
construimos el camino
que no debemos andar.
Aunque cada noche lo andemos...

Cada mañana
prometo en tu portal
que no volveré si las ganas de volver vuelven
sin traer las ganas de no marchar.
Cada mañana lo prometo...

Cada madrugada,
con calma y alevosía,
con lujuria y sexo duro
como nos lo pide el recuerdo,
me enseñas tu casa;
llegamos a tu cama ya sin ropa
ni fuerzas para mentiras,
por eso ahorramos abrazos y besos:
Cada madrugada...

...a pesar de que no debemos.

El robo

El tic tac explosivo
del recuerdo creado.

El va y ven distraído
de su dedo en mi mano.

El pum-pum pum-pum que son pasos 
de un preso escapando.

Lo juro señoría,
alguien se lo ha llevado.

17 abr. 2013

La Caja de Pandora

Nunca te enamores de una amiga,
ni te hagas amigo de quien te enamoras.

Nunca dejes de buscar la felicidad,
ni en la desdicha;
nunca mientas a la verdad
ni no llores
por no llorar.

Nunca intentes amar
un amor que no fue,
ni a uno que sí fue
lo intentes odiar sin poder.

Nunca te acuestes con tu ex para recordar
que ya no es especial;
Nunca escribas sobre lo que quieres olvidar,
ni olvides lo que quieres escribir.

Nunca temas cogerte a la vida
ni te pienses dos veces vivirla:
que estar no es vivir,
 ser no es estar
y parecer no es nada.

Nunca  te dejes llevar 
si no es a donde quieres ir.

Nunca te guardes nada cuando lo des todo.

Nunca dejes de tener miedo,
que te hace fuerte vencerlos.

Nunca olvides que la comida fría recalienta
pero los corazones helados quiebran;
que las palabras rompen personas,
que una cristalera rota
nunca vuelve a ser como era.

Nunca mates una sonrisa,
Nunca te reserves para el mañana que igual no llega.

Nunca temas al error,
que es peor la duda.

Nunca te fíes de lo que te dicen,
Nunca dejes de escucharlo.

Nunca descuides a los que se quedan a tu lado:
 tu familia, tus amigos, tus seres queridos...

Nunca tengas miedo de ti mismo, 
Nunca te escondas.

Nunca abras la Caja de Pandora,
la caja de las mil y una cosas que no debes hacer.
Bueno, de las mil.
La una está fuera y reza: 
Nunca digas nunca.

14 abr. 2013

El mendigo de tu puerta

Vivo al frío
de las noches de tu vida;
Paso los días
sentado en tu puerta
pidiendo cual mendigo
y con igual necesidad.

Pido te quieros,
abrazos,
besos;
peleo para atrapar
el poco de ti
que me tiras al suelo

y a pocos,
me vas dando para ir viviendo,
para sentirme querido,
para sentirme inmortal
tras tus besos ante la muerte
que me acecha con el olvido.

Pido, cuando tengo fuerzas,
ese amor que sé
no me va a ser dado:
¿Por qué no me enseñas de una vez
que no me hizo pobre no tenerte,
si no haberte necesitado?

Porque ya no sé otra cosa que sobrevivir
con un te quiero mal dado,
con un abrazo obligado;
con un beso que no era para mi
y que me acabé llevando.

Quien me habría dicho a mi,
que algo que te dieran
te podía quitar tanto.



Me dijiste

Me dijiste:
-puedes reír-,
y lloré;
-Puedes llorar-,
y reí.

Me dijiste:
-Sé sincero-
y mentí,
-Quédate-,
y escapé;
-Quiéreme-,
y te odié
por pedírmelo.

Me dijiste:
-Miénteme-,
y confesé,
-Ódiame-
y te besé,
-Olvídame-
y me negué;
-Vete-,
y me quedé
de tanto de quererte.

Me dijiste en silencio con tu mirada,
con tu sonrisa,
con tus manos aventuradas
el amor que no salía en tus palabras,
y por primera vez,
estuvimos de acuerdo: yo también te amaba.
Te amaba.

6 abr. 2013

Un sueño se aleja...




Se aleja.
Un sueño, una promesa...
ninguna cosa que alguna
vez pudiese asegurar yo cierta se va,
lenta e intratable,

Si la noche abriera los ojos...

Si la noche abriera los ojos
y me viera,
y la viera,
yo no se que hiciera.



Ella siempre
con los ojos cerrados,
con ese brillo tan suyo
en los párpados...

El brillo que queda
después de  haber llorado,
y yo,
que en lugar de cerrar mis ojos,
me quedo mirando...
Muchas veces me he preguntado
por qué tendrá cerrados los ojos la noche.

Entonces me dormía en sus brazos.
Entonces sentía su beso de silencio,
frío y sincero;
o su abrazo al buscar consuelo,
o su adiós que era hasta luego.






¿Acaso no cierro yo los ojos
cuando beso a quien quiero?
Entonces,
¿ por qué iba la noche
a tenerlos abiertos?

¡Ay!, si la noche abriera los ojos
y me viera, 
y yo la viera,
yo no sé que hiciera...





Gritos, silencio.






Gritos, silencio.
Reproches y quejas,
lágrimas y dolor,
mucho dolor,
ahogado en silencios
con el brillo del amor
aún en sus ojos:
Gritos, silencio.

Llévame

Llévame,
yo aquí no pinto nada.
Si puedes
sácame entre tus brazos;
déjame sentir que me quieren
en tu regazo.
Abrázame,
como nadie lo ha hecho.
Quiero
Sentir que alguien envuelve
por gusto y sentir mi pecho:
Sentir
que no estoy sólo,
que estás aquí
para quedarte.

Guerra

D Muerte Muerte Muerte Muerte Muerte Muerte    D
E CadáveresUnNiñoCadáveresLlora:CadáveresCad E
S CadáveresMuerte,CadáveresSoledad.CadáveresCa S
T CadáveresDicenHaCadáveresGanadoCadáveresCa T    
R CadáveresLaGuerra,CadáveresDicen.CadáveresCa R
U Cadáveres¿CómoCadáveresSePuedeCadáveresCa U
C CadáveresGanarCadáveresYAcabarCadáveresCad C
C CadáveresSóloCadáveresYTriste?CadáveresCadá C
I CadáveresQueCadáveresNoDiganCadáveresCadáv I
Ó CadáveresGanó,CadáveresMienten.CadáveresCa Ó
N CadáveresQueAlguienCadáveresLeAyudeCadáveres N
GuerraGuerraGuerraGuerraGuerraGuerraGuerraGuerra

31 mar. 2013

Marcharse

Queda su casa a sus espaldas.
Su familia,
sus amigos,
su vida entera en sus recuerdos.

La vida, imparable,
no se somete a mudanzas.
Como el árbol que en el sitio crece 
y se hace fuerte
y saca fruta para que otros se alimenten,
así es la vida.
Y cuando tú que sí puedes
te marchas,
ves que ella se queda.
Y desde el tren o el bus,
desde barco o el avión;
con la mano,
entre llantos expresos
o ahogados,
te despides de ella
que es familia,
que es amiga,
que es amor.

En peligro, tus ojos...

Me miras,
te miro;
Silencio.

Me llamas,
me esperas,
y no llego.

Huyen indiscretos 
tus ojos que me buscan,
que persigo;
Que nada encuentran
porque nada quiero darles.

Miento.
Podría darles mi desidia,
mi tortura;
todas las culpas y el dolor
y el miedo que tengo,
pero pobres:


Como podrían ellos
saber, querer eso.
Pobres:


No se equivocan
en lo que buscan,
si no en donde.

El villano que te robó la sonrisa y la mirada, tristeza

Otra vez aquí viéndote llorar
sin tener muy claro por qué;
pero aquí estamos:
Tú llorando en mis brazos
y yo perdido en algún lugar
buscando tu sonrisa, tu mirada,
robadas ambas por la tristeza
que se volvió villano:
Tras ella marcho
pretendiendo salvarte.

30 mar. 2013

El café de la mañana

El café vacío en la mesa llena el espacio
que ocupaban mis sueños, y yo,
me hallo despierto preguntándome por qué.

¿Qué tendrá el café?
¿Azúcar?¿Realidad?¿Desilusión?

23 mar. 2013

Trampas


Temo la trampa de tus calles,
de tu sofá que es mío
y de mi cama que tu asaltabas;
del bar al que yo iba cuando me acompañabas
y del pub al que ibas tú cuando yo no estaba.
Temo caer en tus trampas:
miedo estúpido sabiendo que voy a hacerlo. 

Hace tiempo





Hace tiempo
que las pesadillas me sacan de mis sueños
y no me dejan dormir.

Hace tiempo
que veo rostros en las estrellas,
que me habla la luna llena
y me hace sentir desolado
y sólo...
Veo sus sonrisas pasar junto a mí.
Voy corriendo por un camino sin fin
por el que nadie me sigue.

Recuerdo mil historias
que nunca podré olvidar,
y, por cada una de ellas,
anhelo a un amigo
junto al que ninguna otra aventura se escribirá.

Añoro tanto a los que he perdido,
temo tanto perder a los que ahora están,
que vivo atrapado
entre el presente y el pasado a pesar
de saber que por el presente camino.







Tengo las ojeras ocultas,
las tristezas enterradas;
pesadillas recurrentes,
corazones vacíos
que no son míos
en mis manos
y uno que era mío
en el pecho dicen,
en el pecho. Ojalá.

Se siente bien







Se siente bien que mi corazón siga frío tras verte, muy bien. Como el fresco en medio del bochorno, como un helado en calor del verano; se siente bien no sonrojarme y que sólo me dejes al pasar una sonrisa y la brisa que levantas...




También hay recuerdos, para qué negarlo. Y sentimientos, por qué no decirlo. Haber aceptado eso fue lo que me permitió dejarlo todo colocado, todo en el rincón al que llaman olvido, muy lejos de mi corazón... Por favor te pido que lo dejes así o todo volvería a ser como antes. Yo volvería a quererte, a buscarte y soñarte en cada esquina, y tú...No tengo ni idea de lo que harías, pero no me importa, ya no. Esto de ahora se siente tan bien... No buscarte cuando tú no me buscas, no sonreírte cuando tú no me sonríes; no hablarte si me ignoras y no quererte si no quieres ser querida... Se siente como si le volviera a uno la vida.

Lágrimas tontas

Me pasé la noche llorando
por alguien a quién quiero,
por alguien que me quiere lloré.

Por alguien a quien no voy a perder,
que no me hizo mal alguno
y cuya vida iba muy bien lloré.

Lloré sin ningún motivo,
únicamente las ganas de llorar.

Cuando alguien ríe sin motivo
no le cuestionas, te unes y punto.
La risa es contagiosa y agradable.

Pero yo ahora no río, lloro.
Únete a mi llanto, consuélame o vete.
Caen sin motivo, pero igual duelen

porque son las mismas lágrimas
que cuando algo te aqueja
te dejan el corazón vacío,

Las mismas. La única diferencia,
es que hoy no se cual es mi hastío
ni de que se queda mi corazón vacío.

Dulce locura


Dulce locura que relame mi cerebro,
pura droga que me es sana por momentos.
Una vez dentro fluye a cada parte de mi cuerpo,
a cada pensamiento,
y pudiéndola parar la dejo ser.
Que tome el control de una vida
que yo me cansé de intentar controlar,
que sea lo que tenga que ser.

16 mar. 2013

Que empiece la función


 Llego al teatro
y me siento a la obra.
Se levanta el telón de tu sonrisa,
se prenden los focos traviesos de tus ojos
que me iluminan mientras suena  
un silencio de amor que hemos patentado;
actores al escenario.
 Bromas, risas; tragedia y filosofía
llaman a un silencio para pensar.
Saludan los actores al público
y se marchan todos de la escena salvo tú,
que me dices que suba.
Sigue levantado el telón
y siguen encendidos los focos,
ya no suena nuestra callada canción.
Una voz en off se ha despertado
para reclamar su frase en el espectáculo.
"-Que empiece la función."
Llega tarde, piensas.
Yo sonrío,
y niego con la cabeza tu pensamiento:
Llega en el momento perfecto.

Tres son demasiado, no lo que más.

Tres:
Un ángel caído,
uno por caer
y uno que no quiso serlo.
Y yo, pobre mortal,
tuve la suerte relativa
de conocerlos.
Ya no duermo,
mis sueños son suyos.
Ya no vivo,
mi vida es suya.
Una duele,
dos matan,
tres...tres es una locura.
Hay quien dice
que el amor no existe.
Hay quien dice que
la persona de tu vida es única
y quien dice que hay personas
que dejarán marca para siempre,
pero que llegará una que se quede:
Mienten todos.
El amor abstracto no es dibujable,
ni acotable, ni limitado
como lo es el mundo humano.
¿Una? ¿Dos? Tres.
Dicen que es imposible amar
a muchas personas por igual,
eso creen. Y al creerlo,
esa es su realidad.
Abre tu mente, tu corazón,
y no será una la mujer de tu vida,
ni dos, ni tres... Serán las que sean.
Una duele, dos matan
y tres...Tres son una locura.
Pero el corazón no tiene límites, ni lógica,
y si le das tu corazón a una mujer
será una a la que quieres;
si se lo das a dos a dos,
si se lo das a tres tres;
y si se lo das a cuatro o más...
Suerte.

Renunciaré a mi humildad durante 20 versos por ti


Si me das la oportunidad
yo te daré el resto.
Las horas serán momentos,
las noches brillaran en tu recuerdo
y los días pasaran raudos sin rutina o aburrimiento.

El poema que no hube de escribir

Con una mujer me acosté esta noche,
con otra dormí y con otra fuí a desayunar.
Otra fue la invitada a comer a mi casa,
Otra la que llenó su cuerpo con fresas y nata para que yo merendara,
y, otra, la que estuvo cenando conmigo
a la tenue luz de unas lámparas con forma de flor:
Por eso no me creen cuando les digo que las quiero.

10 mar. 2013

Noche mágica de Santiago


Algo que decir



Podría empezar diciendo:
Que terrible hastío
el canto de una urraca
en mi pecho vacío.
Su eco se clava cruel y afilado
en las paredes del impío corazón
que guardo en mi, el cual,
pecó al ir a buscar un te quiero
que sonara distinto.

Me la juego a quererte



Me la juego a quererte. Como quien juega a la ruleta apostando tan sólo a su número de la suerte con una seguridad incierta. Y como todo juego de azar, no siempre toca, y no siempre me quieres después
de que apueste a que me vas a querer.
Y aún así...

La emoción del momento,
la ilusión del gran premio;
 me compensa arruinarme mil veces
 si a las mil y una me das otro beso.
 Y si el gran premio es un polvo,
una noche sin frenos,
un te quiero un te amo
aunque sea por el momento,
 ¿cómo no jugar a quererte?
Si el premio final del que gana,
eres tú.