Translate

3 dic. 2010

Chat

Alejo mis manos,
Relajo los dedos:
Busqué en todos lados
y aún no la encuentro.

Levanto la vista,
a un cielo eclipsado:
No encuentro consuelo
a que se haya marchado.

Yo chica casita,
Ella enorme velero;
Yo en cuatro paredes,
ella muy lejos.

Se escucha un sonido,
Es ese que anhelo:
Llega a mis oídos
el tono del cielo.

De reojo, miro;
veo y no creo:
Esa pestaña
no es la que quiero.

Ya sí me resigno,
capto al destino:
Yo lato ella estudia,
no pudo haber sido.

Mas cierro los ojos,
rogándole a dios:
"Déjame al menos
 mandarle un adiós".

Acerco el dedo
y pulso el botón.
Pone apagando,
¡y un "lo siento" ha llegado!

Me apuro a encender
y más a contestar.
Ella sonríe y yo me alegro:
Me ha vuelto a buscar.

7 nov. 2010

Palabras que se llevó el viento

El ruido está en exceso, ¿No crees ?
En cada recoveco hay secretos
que ya han caducado,
rumores de amores y celos
o recuerdos que tal vez han sido inventados.
¡Cuánto más quisiera al silencio!
Aún si cuando quisiera hablar,
hallara que no puedo.

-Al hablar siempre se juntan mentira y verdad.
¿Cuántas veces una por la otra se hace pasar?-

Qué valiera una promesa
por una sonrisa sincera sellada,
con lo poco que valen
las sostenidas en palabras.
Palabras con demasiados sueños,
y casi todos muertos.
¡Qué pocos los que cogemos
y hacemos nuestros !

-Cuán fácil es olvidar lo que has dicho,
Cuán difícil borrar lo que has hecho.-

Por eso el ruido es tan molesto:
Promesas rotas, 
mentiras
y cadáveres de sueños.
Lo que es el ruido, vamos:



Palabras que se llevó el viento




17 oct. 2010

Mal de amores

Sonidos atronadores
¿Por qué discuten los dioses ?
Tal vez ya lo descubrieron
¡ Robamos el mal de amores !

Y bailamos al ritmo de sus murmullos,
cantamos al compás de sus miradas,
¡ tú y yo !
El resto es nada.

¿Hacen eco sus palabras?
¿Sientes un miedo muy profundo?
¡Disfruta sus palabras!
¡Haz el miedo tuyo!


Pues si huyes,
quizás no los recuperes:
 ni el eco, 
ni el miedo,

ni la causa de tenerlos.

Y eso sí que debería darte miedo.




11 oct. 2010

Fue

Lo nuestro fueron sonrisas entrecruzadas
en la más romántica de las noches:
un beso en la madrugada
que sobrevivió al olvido.

Fue la más resplandeciente estrella
en un horizonte que iba a amanecer;
un inmenso y perecedero muñeco de nieve,
un efímero charco tras la lluvia en la acera.

Terremoto desolador para unos,
celos de no podernos imitar para otros.

Lo nuestro fue un visto y no visto:
fue un guiño, 
una vida;
Fue un árbol que se creyó flor,
un matrimonio de menos de un día.

Lo nuestro fue
 ser amada y amante;
amante y amado:
Lo nuestro fue ser borrachos,
 y cada uno del otro,
el alcohol anhelado.


23 sept. 2010

Hasta que vuelve

Llega la punzada 
y después el dolor.
¿Cuánto dolor?
Tanto que arde mi corazón, 
o así lo pareciera.
¿Que tal dolor me hubiera llevado a la muerte?
Si sobrevivo,
es sólo porque ella vuelve
y Su respiración sofoca el dolor,
Su mirada lo amedrenta y mientras,
sus palabras cierran la herida
que antes parecía imperecedera;
la cierran,
Hasta que otra vez sonriendo
clava otro "adiós" 
en la herida que el propio adiós deja.
Y así,
 de nuevo y por siempre,
Llega la punzada
y después el dolor.

Porque se va,
y sólo deja su adiós
en mi no tenerla,

Hasta que vuelve.




27 ago. 2010

Noches de verano sin ti, amor (3)

 Casi olvidara tu voz, tu sonrisa, tu mirada ... Casi olvidara la sensación de estar ambos en la misma sala: temeroso y temerario, dueño y esclavo; la sensación de necesitar y estar necesitado. 

Me encantó -ya lo sabes- tirarme después en la hierba contigo.  Te acordarás, ¿No ? Yo no lo olvido. ¡Mas tontos nosotros por caernos sabiendo que no debimos! Bailaba el rocío de la noche mientras caía, sin querer tocarnos para no interrumpirnos. Tintineaban las jóvenes y traviesas estrellas al ver el momento. Callaba la luna, guardando en secreto lo que sucedió como guarda desde hace tanto tiempo lo que sucede por amor.

Pum...Pum....Pum-Pum....Pum....

Me encantaba ese sonido. Me envolvía y atrapaba, me soltaba y retomaba, me dormía y despertaba; me daba miedo, valor: me enamorara. Y además sabía que yo era parte de esa hermosa balada, y eso despertaba en mi la tranquilidad de saber que al menos tú me querías, tal y como era, y nunca nadie ha necesitado más nada.

No sé que pensabas. Tal vez lo mismo, quizás todo lo contrario. No obstante, al final los dos nos dejamos morir en el seno de la hierba que nos recogía, cada uno en brazos del otro, mientras juntos manteníamos al tiempo prisionero en nuestras manos entrelazadas... Pero se escapó. Y gritó. E hizo saltar las campanadas. Eran las 12 y tú te marchabas. Como cenicienta te fuiste, mas a mí no me dejabas nada. Te fuiste. La hierba recogió tus pasos,  el viento se llevó tu esencia y yo, yo te miraba porque a mi nada me dejabas. Y así desperté una vez más:

Sin ti,


 Sin nada.

24 ago. 2010

Noches de verano sin ti, amor (2)

¿Sabes?  Te fui a buscar.
Pregunté por ti
mas allá de lo que imaginas posible,
y aún así, 
no encontré nada.

Bueno,
eso tampoco es cierto.
Sí encontré algo:
Ya no te quiero encontrar.

No,
ya no:
nunca más te pido
Ese amor que decías dabas.

La primera vez que te vi
me robaste todo lo que me importaba:
Mi corazón.
La segunda vez  seguro que me matas.

¡Vuelve amor mío!
- Clamaba cuando me dejaste -
¿Amor? ¡Sin vuelta!
-Es ahora lo que digo.-

19 ago. 2010

Noches de verano, sin ti, amor (1)

La noche de hoy es oscura y bella.
Las estrellas cubren el infinito vacío
como nada me llena a mí
cuando tú no estás conmigo.

Efímero es el manto azul que cubre la noche, 
mas, 
se vuelve eterno y no doy dormido
cuando sueño despierto que he vuelto contigo.

Morfeo,
hoy que te escribo,
decidió venir y llevarme.
Dulce ironía de la casualidad:

Él que atormenta a locos y genios, 
a mi, 
que no soy nadie, 
me permite volver contigo.

Morfeo insiste. ¡ Voy !
, amor, búscame.
Porque he de irme,
pero como esperé espero,
y como espero esperaré siempre que vuelvas.

No se cómo, la verdad,
ni si por siempre será por siempre::

Pero me mantendré esperando, al menos,
mientras sepa que te amo.

23 jul. 2010

Directrices

Un día como tantos otros: arrogante, insultante y precioso se alzó con el pincel ya listo para decidir por mi todo lo que iba a suceder, como siempre. Pero no, hoy yo me levanté distinto. Hoy no era el mismo que la noche anterior se había tirado en la cama tras haberse dejado llevar por el guión que le habían preparado: Correr al sol que despuntaba tras las montañas, sentarse con "Ella" bajo el manto de la luna en una noche despejada...¡NO! ¡NO ERA EL MISMO! ¡ Cogería su estúpido plan y se lo haría tragar! ¡Cogería su pincel y empezaría a pintar yo ! Eso creía al menos.

La verdad es que soy muy mal pintor. Prefiero un buen cuadro de algo que no me gusta, que uno malo que ofende todo lo que aprecio. Por eso seguí bajo las directrices que marcó para mi vida su particular dueño, llámalo como quieras: destino, Dios, azar... Llámalo como quieras. El caso es que no me verás con bañador en invierno, con chubasquero bajo el sol o gritando de madrugada a un amor que no me corresponde.

Y así dicho parece que no he dicho nada, que no pasó nada: que todo sigue igual. Pero no. No fue en vano despertarme motivado a cambiar, pues aprendí que cada día sugiere directrices, directrices simplemente. Porque al final soy yo el que hace lo que hace y decide hacerlo, aunque haga lo que otro me está ofreciendo. 

12 jul. 2010

Aún hoy….

Aún hoy la recuerdo.
La recuerdo, aún hoy, al ver a una pareja pasar,  soñando ser ellos.
La recuerdo, aún hoy, en la luna que porta su rostro, su  belleza y su magia, que convierte en rocío sus lágrimas antes de que caigan.
La recuerdo, aún hoy, porque al conocerla  aprendí que el tiempo no es más que ese despertar que anhelas que no llegue,  pero igual llega.

La recuerdo, aún hoy, y hoy más que nunca, porque la acabo de ver.
Y fue verla y olvidar con quien y donde estaba yo, con quien y donde estaba ella. Se giró. Nos miramos y sonreí. ¡Y sonrió! Yo todavía más. Entonce vino hacia mi y yo me puse nervioso. Ella, igualmente, abrazó a su amiga que pasó junto a mí y se fue. Sin más.

Quizás no fuera ella. Puede ser que me equivocara, el mundo es tan grande... Pero, si era ella, ¡Si fuera ella! Significaría que no me recuerda, que no sabe quien soy a pesar de que yo sí la recuerdo...
Aún hoy.